Retorno al Templo del Mal Elemental

Lo que pasó...

Año 591 del AC (Año Común)

Sunday (Martes), 9 de Planting (Abril), comienzo del verano.

Veinticinco años atrás, las fuerzas del mal y las tinieblas se extendieron por el norte y el este de Hommlet y construyeron un gran templo. Este era el bastión de sus ejércitos de gnolls, osgos, trolls y gigantes, además de los amos malignos humanos, de los demonios y de otros tipos de criaturas corruptas que les servían. Desde ese abominable lugar sus habitantes desencadenaron terremotos, tormentas, incendios e inundaciones sobre las tierras cercanas. Los monstruos fueron apareciendo en la zona atraídos por él como el hierro es atraído por un imán. Se tardaron tres años en completar la construcción del Templo del Mal Elemental, pero incluso en un espacio de tiempo tan corto, las fuerzas del bien se dieron cuenta de que no podían tolerar la existencia de un lugar así. Las tierras de Furyondia y Veluna aunaron sus fuerzas y asaltaron el templo veintidós años atrás en la Batalla de las llanuras de Emridy (llamada así por el lugar donde se produjo el enfrentamiento principal). La mayor parte de las fuerzas malignas fue destruida o dispersada. El templo en sí sufrió graves daños, pero sus niveles subterráneos eran extensos y peligrosos incluso para esos héroes. Por lo tanto el templo fue sellado con una gran magia, atrapando en su interior a un poderoso demonio.

Nueve años más tarde los bandidos empezaron a molestar en los alrededores de Hommlet. En los caminos se empezaron a ver humanoides malignos y clérigos extrañamente vestidos. Durante el siguiente año se hizo patente que el Templo del Mal Elemental se estaba alzando de nuevo. Esta vez, los habitantes de Hommlet y de los alrededores fomentaron y coordinaron ataques por parte de grupos de aventureros hacia el templo en ruinas que de nuevo volvía a estar ocupado. Por último el mal fue derrotado de nuevo y esta vez se destruyeron los niveles inferiores del templo. Desde entonces el territorio ha prosperado en una paz aparentemente duradera. La sabiduría popular dice que ya no se pueden encontrar más aventuras en Hommlet.

Comments

Faluko

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.